9 de octubre de 2009

Otras frases

La sabiduría tiende a crecer en proporción a la conciencia de la propia ignorancia.

La felicidad no puede depender de los acontecimientos. Es tu reacción ante los acontecimientos lo que te hace sufrir.

El mayor aprendizaje de la edad reside en aceptar la vida exactamente como nos llega.

Cuando fui a la escuela, me preguntaron que quería ser de mayor. Yo respondí: “feliz”. Me dijeron que yo no entendía la pregunta, y yo les respondí que ellos no entendían la vida. (John Lennon)

Recordar que pronto habré muerto es la herramienta más importante que encontrado para tomar las grandes decisiones en la vida.

El destino no es cuestión de casualidad, sino de elecciones. No es algo que haya que esperar sino algo que hay que perseguir.

Haz de tu vida un sueño, y de tu sueño una realidad.
Nos pasamos la vida buscando la felicidad sin saber que está escondida dentro de nosotros mismos, en nuestro corazón. 

Solo poseemos aquello que no podemos perder en un naufragio.

La esclavitud más denigrante es la de ser esclavo de uno mismo. 

Cuatro cosas hay que nunca vuelven mas: una bala disparada, una palabra hablada, un tiempo pasado y una ocasión desaprovechada.

Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre.

Nunca sabrás lo que eres capaz de hacer hasta que te decidas a intentarlo.

Todos los triunfos nacen cuando nos atrevemos a comenzarlos.

Llena tus años de vida antes de que tu vida se llene de años.

Solo es capaz de realizar los sueños, el que cuando llega la hora, sabe estar despierto.

Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar, te encontrarás a ti mismo, y esa, solo esa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.

La verdadera libertad consiste en el dominio absoluto de si mismo.

Si sigues haciendo lo que estás haciendo, vas a seguir consiguiendo lo que estás consiguiendo.

No vemos las cosas tal como son, la vemos tal como somos.

De nada servirán las revoluciones sociales y culturales si primero no hay una revolución interior.

Una persona inteligente es la que sabe que hay qué decir en cada momento, pero una persona sabia sabe si hay que decirlo o no.

No hay deber que descuidemos tanto como el deber de ser felices.
La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.

Cada uno es tan desgraciado como cree serlo.

El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad en disfrutar lo que se obtiene.

La simplicidad es la máxima sofisticación (Leonardo Da Vinci)

No hay comentarios:

Publicar un comentario