14 de diciembre de 2010

Puri

Llegamos tarde a Puri, ya de noche. Yo después de aguantar todo el viaje de bus con ganas de ir al baño, no resisto más y nos metemos en un gesthouse para que “nos enseñe la habitación”. Mientras Yeni habla con el dueño (o más bien le entretiene) yo me meto en el baño, y no precisamente a mear. El dueño no se lo puede creer. Lo peor de todo es que no nos quedamos en ese gueshouse y tras buscar mucho, pues creemos que aquí podemos pasar unos cuantos días, encontramos un alojamiento bueno y barato.

Puri es otra de esas ciudades en la que encontramos mucho más que lo que nos esperamos. En ella se mezclan peregrinos hindúes, nacionales de vacaciones y viajeros extranjeros.

Por la tarde a la vuelta de un paseo por la playa escuchamos unos canticos en el primer piso de un hotel cercano a la playa. Tras observarles desde fuera nos invitan a subir. Se trata de una reunión de Bhaktyoga o como los conocemos en España Hare Krisna, rindiendo culto a sus dioses. En torno a un altar con imágenes de tres deidades con caras negras y ojos grandes y redondos (que a mí me recuerdan al negrito de los conguitos) dan vueltas sin parar mientras repiten continuamente los mismos canticos a ritmo de unos tambores. Después se arrodillan para dar reverencias a los dioses y vuelven a dar más vueltas. Nos unimos  a ellos.
Hay varios occidentales y cuando terminan uno de ellos se nos acerca para explicarnos lo que habíamos visto. Después de hablar un rato con él en ingles nos damos cuenta que es español y además de Alicante ¡¡. Lleva 11 años viviendo aquí de monje. Pasamos más de dos horas hablando con él. Parecemos dos periodistas bombardeándole a preguntas, algunas bastante comprometidas, pero él responde a todas con mucha sensatez,  contándonos su experiencia.
Tras varios viajes a la India conoció a su gurú o guía espiritual. Este encuentro no fue fortuito sino fruto de la atracción que este ejerce sobre las almas. Del encuentro con el gurú encontró respuesta a todas las preguntas que siempre se había hecho, (porque sufrimos, quienes somos, cual es nuestro origen, que hay después de la vida terrenal, etc.), iniciando un camino de abandono de la vida mundana, bienes materiales y placeres terrenales para llevar una vida espiritual.
Disfrutamos de la charla y aprendemos mucho. El nos invita a que volvamos al día siguiente pero no lo hacemos. No nos vemos renunciando a los pastelitos y “otros placeres terrenales”.

Al día siguiente alquilamos unas bicis para ver el pueblo y llegar hasta el templo. Disfrutamos mucho y vemos cosas que nos impactan. Para empezar unos gath con pilas funerarias. Nada más entrar nos encontramos un cuerpo desnudo ardiendo. Ya habíamos estado en ceremonias funerarias en Varanasi y Katmandú pero el cuerpo siempre había estado envuelto en telas, solo con la cabeza descubierta.  Además los gaths se encuentran justo enfrente de una playa llena de indios. Es una muestra más de que los hindúes viven la muerte de otra manera completamente diferente.  Los rituales de la vida y la muerte se celebran a la vista de todos. Ellos incineran a los muertos para purificarlos. Luego recogen las cenizas y las mantienen 13 días hasta esparcirlas en un rio sagrado o en el mar. Nos hace reflexionar sobre ello. Por respeto no hacemos fotos.
De camino al templo nos cruzamos con varios cortejos fúnebres. El traslado de los cuerpos en camillas de bambú corre a cargo de los doms, una casta de intocables.

video
 


video

El templo Jagannath Mandir, pertenece a Visnu. No puede ser visitado por los no hindús, pero solo  observar desde fuera las multitudes ya merece la pena. Además frente al templo hay una biblioteca donde te dejan subir a la terraza si previamente haces una “donación” obligatoria.

En este sitio se respira la espiritualidad. Dicen que dentro hay más de 6.000 sacerdotes encargados de hacer los  rituales y más de 20.000 dependen del Jagannath para ganarse la vida. La cocina con 400 cocineros es la más grande del mundo.

Hemos decidido establecer la base en Puri para visitar algunos sitios cercanos de interés.









1 comentario:

  1. ¿ Pero de verdad que es asi ?

    Me quedo, que alucino en colores,
    ¿ Pero Yeni,? que destreza para conducir
    sorteando las vacas.

    Un abrazo . Flor de las nieves.

    ResponderEliminar