20 de agosto de 2011

Tanah Rata -Jerantut


Hoy nos hemos propuesto un reto: recorrer los trescientos kilómetros que separan las Cameron Highlands del Parque Nacional Taman Negara haciendo autostop. Nunca antes hemos realizado un trayecto tan largo a dedo pero tenemos muy buenas vibraciones pues en las Cameron nos hemos movido por todas partes a dedo y los locales nos han tratado de maravilla.
Pero este asunto es de otra envergadura. Cuando sales de los pueblos hay muy poco tráfico y apenas hay pueblos por el camino.

Nos levantamos pronto para tener tiempo y que no nos pille la noche en medio de la nada.
Después de un buen desayuno de fried noodles en el único restaurante indio abierto empezamos nuestra aventura.

Habrá quien pueda pensar en qué necesidad tenemos de hacer autostop habiendo minivan turísticas, pero precisamente es de eso de lo que huimos. Si hubiera autobuses locales los habríamos cogido gustosamente pero no nos atrae nada la idea de viajar con un montón de turistas occidentales.

Viajando de esta manera conoces a un montón de gente local, te relacionas con ellos, te cuentan como es su vida, comes en sus lugares, no donde tiene concertado la minivan, y ves las ciudades y pueblos que hay en el camino. Entendemos y respetamos a aquellos que contratan el paquete del tour que les lleva de atracción en atracción turística, con la intención de maximizar su escaso tiempo de vacaciones, pero desgraciadamente así no se conoce un país, no tratas con sus gentes, no ves sus ciudades y la imagen que se llevan del país está totalmente distorsionada.

Después de un camión, dos coches, dos rancheras y un autocar de lujo, a la una de la tarde hemos llegado a Jerantut, casi al mismo tiempo que los que salieron en minivan, pero con 160 ringins más que ellos.


Hemos conocido a gente con la que hemos tenido conversaciones muy interesantes. Todos ellos con mucho interés por saber de nuestra vida. Un ingeniero nos ha contado que está trabajando en el proyecto de una macro presa (que desgraciadamente inundará una enorme extensión de selva), un malayo nos cuenta de las ventajas del Islam frente a cualquier otra religión, renegando de la que profesan sus padres, el hinduismo. Lo más gracioso es cuando nos recoge un autocar vip, vuelve vacío, solo tiene ocho filas cada una con tres asientos, todo un lujazo solo para nosotros.


Tenemos la sensación que España solo es conocida gracias al futbol. La primera obligada pregunta es por nuestro lugar de procedencia: “Spain”… “¿Spain?”… “Yes, Spain.”. No parece que ni idea de por dónde cae.  “Spain, Spain, España”. “¡Ahhh…España…World Champion…Real Madrid…Barcelona… Ronaldo…Messi”. Por lo menos no nos conocen por las “bullfight” como en la India.



Jerantut nos parece agradable para pasar la noche, por la tarde vamos al Ramadán Market a deleitarnos con las delicatesen musulmanas y mañana subiremos en bus local al Taman Negara.




3 comentarios:

  1. ¿ Que gran merito teneis?.
    Sois autenticos, viajeros por el mundo.
    Un abrazo. Maribel.

    ResponderEliminar
  2. ¡Seguid dándole leña al mono que es de goma!!

    Antonio, he vuelto hace poco de tu city. Pasé dos veces a ver a tus padres y presentarles al nene, pero no estaban. Otra vez serán.

    Tío, mirando con atención en las fotos, te he visto... ¡CANAS!!

    Tío, el viaje te está matando, andas estresadísimo, y la falta de tortilla de patatas te ha dejado el metabolismo por los suelos. ¡Reconócelo, anda!!

    Es todo broma, por supuesto. ¡Seguid adelante, campeones!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Bull ¡¡¡

    Gracias por los ánimos.


    Es verdad que inicié el viaje buscando la esencia de la eterna juventud, pero la mala vida en la calle pasa factura

    Mis padres han estado un mes en Galicia.. pena que no os hayáis visto.


    mándame alguna foto del zagal

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar