18 de noviembre de 2011

Isla de Sumbawa: Sumbawa Besar, Dompu, Lakey Beach y Maluk



Desde Kuta nos dirigimos hacia Labuhan Lombok para tomar el ferry hacia la isla de Sumbawa. El ferry funciona 24 horas al día y tarda una hora y media para atravesar los 25 km que la separan de Lombok.




Llegamos a Sumbawa un nuevo destino por descubrir. Salimos del ferry con nuestra moto y sentimos el placer de la independencia que te dá un vehículo, sin tener que buscarnos la vida para encontrar un transporte que nos acerque a nuestro destino.
Cuatro horas nos separan desde el puerto de Poto Tano hasta Sumbawa Besar. Por el camino vamos descubriendo pequeños pueblos pesqueros con casas de madera pintadas de colores.










Por fin llegamos a Sumbawa Besar, con la cara llena de polvo y el culo cuadrado de la moto.

Sumbawa Besar, capital de Sumbawa, es un pueblo grande con poco interés. Cerca en la costa se encuentra la isla de Pulao Moyo, una bonita y exclusiva isla con un coral de primera. Nuestra intención es conseguir un bote que nos cruce y pasar el día buceando para luego volver a dormir a Sumbawa Besar, puesto que en la isla sólo hay un resort de superlujo donde se han alojado Lady Di y Billy Gates entre otros. Preguntamos y preguntamos, recorremos varios puertos y hablamos con pescadores para que nos crucen a la cercana isla, pero nos piden unas cantidades de dinero desorbitadas y al final desistimos en nuestro intento.

De Sumbawa Besar vamos hasta Dompu.
Siete horas de moto por una carretera con tramos asfaltados y otros llenos de baches nos va minando los planes de intentar llegar hasta la isla de Flores.



Estamos cansados de tanta moto y los sitios que visitar en Sumbawa son contados, por lo que hay largas jornadas de carretera hasta llegar a un destino interesante y teniendo en cuenta que si llegamos hasta Flores tendremos que atravesar de vuelta otra vez toda Sumbawa, en total cuatro días por la misma carretera, más nueve horas de barco que separan Sumbawa de Flores. Aunque nos cuesta renunciar a seguir hasta Flores, creemos que lo más sensato es no continuar y disfrutar de lo que nos queda de viaje sin tantas prisas.

De Dompu nos dirigimos a Lakey Beach conocido por los surfistas de todo el mundo por tener un “wold class break” unas de las mejores y más pefectas olas del mundo.
Según las revistas especializadas, este es uno de los díez mejores lugares del mundo. Lo sorprendente es que sólo encontramos a un puñado de australianos, algún americano y algún francés, todos con unas espaldas como armarios. En el agua destaca un surfista entre todos: un niño de la aldea de doce años y poco  más de un metro de altura, es un autentico placer ver las maravillas que hace con cada ola que pilla.

Lakey Beach es tranquilo y agradable y el ambiente con los surfistas y con los locales es muy bueno por lo que decidimos quedarnos dos días y descansar.
A pocos kilometros al sur se encuentra una solitaria preciosa playa de arena blanca de la que disfrutamos varias horas paseando y cogiendo conchas.





Cuando llegamos al hotel nos sorprende un increíble atardecer en la playa con el cielo pintado de un naranja intenso.




Los habitantes de esta zona son realmente humildes. Su economía está mejorando desde hace un año pues han empezado a recoger un tipo de alga que después exporta a Japón, China y Corea.

Desde Huu nos dirigimos a Sekongkang otra zona con playas para surfistas.


















Sekongkang es un pequeño pueblo y cerca se encuentra la playa de Yoyo´s, con tan sólo cuatro alojamientos y sólo uno barato, que por supuesto está lleno, a si que al final tenemos que irnos a dormir a un hotel cercano en el pueblo.

La playa de Yoyo´s es realmente bonita, rodeada de acantilados y unas montañas tapizadas de verde.


El mar tiene una corriente muy fuerte y las olas son enormes, varios surfistas se aventuran a entrar y en la inmensidad del mar parecen pequeñas cascaras de nuez a la deriva.
De Sekongkang a Maluk, hay un pueblo cercano con una playa salvaje también rodeada de acantilados.
En la playa de Maluk vemos un centro de conservación de tortugas. Unas trescientas tortugas diminutas nadan sin descanso en unas piscinas hasta que cumplen un mes de vida cuando adquieren cierto tamaño y se liberan al mar. Ahora miramos el mar y nos imaginamos la cantidad de tortugas que habrá nadando por sus aguas.









Llega la noche y nos vamos a nuestro  hotel a descansar. Todo está tranquilo y nada hace imaginar que el restaurante que tienen se convierte en discoteca. Justo a las siete de la tarde una estridente y altísima música tecno empieza a chirriar, así no hay quien duerma. Nos quejamos a la dueña y le comentamos que hemos pagado por dormir no por escuchar música, ella con una sonrisa nos dice que sólo es hasta las dos de la mañana…¿sólo?, pensamos nosotros. Esta será  otra noche en vela y esta vez no por los chinches.

Después de una noche movidita a ritmo de técno y karaoke indonesio, salimos a disfrutar de la maravillosa playa que tiene Maluk. El agua está tranquila, calmada sin olas y poco se parece a la playa embravecida que vimos ayer a nuestra llegada. Sin pensarnoslo dos veces cogemos nuestras gafas de bucear y nos disponemos a explorar el fondo marino.


Nuestra sorpresa no se hace esperar y trás una primera inspección comprobamos un bonito fondo marino, con un coral colorido que alberga millones de peces milticolor. Saco mi cabeza del agua y disfruto del bonito paisaje que tengo también fuera y nos sentimos muy afortunados de disfrutar de estas maravillas de la naturaleza.



Aunque el día aun nos guardaba más emociones y como todas las mañanas, nos acercamos hasta el centro de conservación de tortugas para ver la energía con la que se mueven estas diminutas tortugas en la piscina esperando su hora de ser devueltas al mar. 







Los cuidadores ya nos conocen y aunque la estancia está cerrada siempre nos abren la verja para que contemplemos a nuestras amigas. Nuestra sorpresa estaba por llegar cuando uno de los cuidadores se nos acerca y nos comenta que podemos coger dos tortugas y liberarlas nosotros mismos al mar.






Nuestras caras se iluminan de alegría y emoción y sin dudarlo cogemos dos de ellas. No hay nada más bonito que darles la libertad y ver como nadan a su entorno natural.




Nuestras pequeñas tortugas: Libertad y Golondrina de los mares se preparan para su gran aventura, las dejamos sobre la arena cerca del agua y sin apenas darnos cuenta enfilan rápidamente el agua del mar, movidas por un instinto natural. Cogemos nuestras gafas de bucear y seguimos los pasos de estas pequeñas tortugas que se adentran veloces hacia el fondo del mar, hacia un mundo por explorar. 




Felices con nuestra azaña, regresamos a la playa mientras miramos a lo lejos el mar, dejando volar nuestra imaginación e imaginándonos como surcan los mares nuestras tortugas.




Decidimos cambiarnos de hotel y disfrutar de los encantos de Maluk unos días más.

10 comentarios:

  1. En vuestro viajar, teneis experiencias de todo
    tipo y esa no podia faltar, cuando no
    son bichitos es música todo no son playas
    bonitas.
    Pero menuda suerte, que maravillosos sitios
    son impagables.
    Mis queridos viajeros por el mundo,
    cuantos lugares descubiertos a través de
    vosotros, y con la sencilla forma que os
    caracteriza. Un besito. Belsayss.

    ResponderEliminar
  2. My dear travelers in the world you have come to
    the Ecuador and you are in the Southern
    Hemisphere.
    A hug Moon.

    ResponderEliminar
  3. Sorprendente gasolinera en medio de la nada
    y en botellas,de sirvase usted mismo. (genial).

    Un saludo Sil.

    ResponderEliminar
  4. My dear travelers in the world congratulations
    kisses and Merry Chrismas.
    Moon.

    ResponderEliminar
  5. Tas largo tiempo de ausencía. Ya llegó mi golondrina,y cómo un cascábel con su sonrrisa
    entra este rayo de sol iluminando mi estancía .
    Vuelve a casa vuelve cómo el turrón por Navidad.
    Què alegría tiene tu madre, no sabes que contenta está abrazandote de nuevo, mi gaviota del mar.
    Te tendre conmigo, hasta que un día decidas de nuevo hechar a volar.
    Te quiere, Mamá.

    ResponderEliminar
  6. Mis recuerdos hablando con Yeni. la noche anterior me hacía un comentarío sobre dos tortugitas, llamadas(libertad y golndrina de los
    mares),a las que ella libero para que alcanzaran llegar al mar y ser libres,y cojiendo sus gafas de bucear sigio su nadar,todo me lo conto con emoción y ternura.
    Su asombro fue cuando al día sigiente por primera vez escucho la canción de Amaral hacía lo savaje, y vio el video , que descibia perfectamente lo vivido por Yeni. ya que anteriormente no lo había oido ni visto nunca.
    Con mi cariño. Arco Iris.

    ResponderEliminar
  7. Buen trabajo y muy buena experiencia,estoy buscando informacion sobre Lakey Peak y llegue a vuestro blog,varias veces estuve en Indo pero nunca estuve alli,espero este año poder viajar.Muchas gracias por contar vuestros viajes y hacer las cosas mas faciles a los demas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por seguirnos. Disfruta de tus viajes.

      Eliminar
  8. Buenas tardes, muchas gracias por la info! en un mes y poco voy a sumbawa y me ha servido de mucho porque mi idea era llegar a lakey en moto tambien. Me quedo una duda y es que desde Huu a Sekongkang como volvieron?? barco o moto? seria de gran ayudar saber si hay barcos ya que son las dos zonas principales que quiero visitar. Un saludo.Y gracias por compartir la experiencia.

    ResponderEliminar